Viajar En Invierno Con Autobús

6 consejos imprescindibles para viajar durante una ola de frío

La ola de frío del mes de enero ya es historia, pero eso no significa que estemos a salvo de cualquier otra temporada de hielo, nieve y lluvia con temperaturas muy bajas e incluso rebasando los 0 grados.

Esto puede hacer que cualquier experiencia en un viaje sea negativa. Si has reservado ya tu alquiler de autobuses para un viaje las próximas semanas, vamos a darte unos cuantos consejos con los que combatir el frío en pleno trayecto y convertir un mal temporal en una aventura digna de contar a tu regreso.

La segunda muda

Dependiendo de la zona que recorras en tu trayecto, la humedad, el frío o incluso la lluvia puede estropear tu ropa en algún momento, por ejemplo cuando hacéis un descanso en el recorrido o si os detenéis a comer/cenar.

Tanto en estas ocasiones, que suceden de imprevisto y siempre son muy molestas, como de forma general, la segunda muda puede salvarte de un incómodo rato. Esta segunda muda puedes llevarla en una mochila pequeña, céntrate en aquellas prendas que son más proclives a acabar mojadas o estropeadas.

La ropa interior sobre todo para los pies, también una camiseta interior y una sudadera o similar ancha para llevar encima del resto de prendas, te permitirán sustituir aquellas que se pueden haber mojado o en las que el frío ha hecho mella y no quiere desaparecer.

Una batería externa para mantener la comunicación

Es casi seguro (y recomendable) que viajes con tu teléfono móvil. Además de estar conectado/a a Internet, en las redes sociales y retratar todo tu viaje, también es una herramienta muy útil para mantener la comunicación con amigos y familiares, sobre todo cuando un temporal puede ralentizar el trayecto.

El problema actual de los teléfonos móviles es que su batería no es demasiado duradera, pues necesitan en la mayoría de los casos una recarga diaria y, si se navega por Internet o estamos jugando a Pokémon Go y aplicaciones similares, en pocas horas la energía le desaparece.

Para paliar esta situación, se ha extendido el uso de baterías externas. Se trata de pequeños dispositivos que transmiten energía al teléfono móvil mediante conexión USB. Sin embargo, estas baterías externas sólo ofrecen carga adicional similar al 50% o 70% de la batería del smartphone.

Por esa razón es más recomendable una batería externa de alta capacidad (debes mirar en las especificaciones que tenga 10.000 mAh o superior). Con ellas podrás cargar tu teléfono móvil de entre 5 a 10 veces más, de manera que no estarás en ningún momento incomunicado.

Busca el aislamiento térmico

Mientras estás en un habitáculo con calefacción, el frío no te preocupa lo más mínimo. Sin embargo, cuando pasas a un espacio al aire libre o con temperatura ambiente, el contraste de calor al frío puede ser imponente.

Cuando viajas en plena ola de frío o a lugares que tienen una temperatura inferior, abrigarse siempre ayuda a frenar esta sensación. Pero si quieres conseguirlo de forma efectiva, lo mejor es el aislamiento térmico.

Las prendas que ofrecen esta función suelen ser de estilo deportivo y en la mayoría de casos muy cómodas. Las más efectivas son aquellas que protegen pies y todo el tronco superior (abdominales y pectorales, como una camiseta térmica). El resto de prendas puede servir como accesorio, por ejemplo guantes térmicos.

Identifica las partes del cuerpo que suelen sufrir más frío en tu caso e intenta conseguir prendas de aislamiento térmico para ellas. Gracias a ello la ola de frío pasará desapercibida para ti.

No te agrietes durante el trayecto

Podemos imaginarnos la siguiente situación. Has reservado con Grupo Ruiz un alquiler de autobuses para desplazarte con tus amigos a una estación de esquí o a ese hotel de la montaña tan pintoresco. En el autobús está puesta la calefacción y el viaje está siendo tranquilo y agradable. Pero mientras estás hablando animadamente con los amigos, notas que tus labios o tus manos empiezan a doler inexplicablemente.

Esto puede suceder a causa del frío sufrido con anterioridad. Las zonas sensibles de los labios y de las manos (en ocasiones también del resto de la cara), provoca grietas en la piel de aquellas personas que lo sufren intensamente y, al cabo de horas o incluso de días, estas grietas comienzan a ser más visibles y a suponer una verdadera molestia.

Para evitar tanto la aparición como las consecuencias de una piel agrietada, en la bolsa de mano intenta llevar siempre crema protectora y regeneradora para manos y cara, así como un protector labial que te ayude a mantener la piel hidratada y firme ante el frío.

Con tu música en cualquier parte

Lo recomendamos muchas veces, pero esta vez es una cuestión de seguridad física. ¡Lleva música contigo en cualquier viaje! En caso de que no lo sepas, existe una diferencia notable entre temperatura existente y sensación térmica. La primera es la que realmente se da en un espacio abierto o cerrado, mientras que la segunda es la que la mayoría de personas sienten.

Suelen ir muy equilibradas, pero en temporada de frío extremo, la sensación térmica suele ser inferior, lo que implica pasar todavía más frío. Esta sensación térmica tiene mucho que ver con la actividad que se esté realizando o la actitud que se adopta ante el frío.

Estar quieto en el autobús mirando el infinito y pensando que hace mucho frío no va a ayudar precisamente a tener una sensación térmica más cálida. En cambio, aislar el pensamiento con música de ritmo alegre o intenso, ayuda a no pensar en las bajas temperaturas, traslada al viajero a otros pensamientos y la sensación térmica no es tan grave. Por esa razón, lleva contigo siempre un dispositivo con música para pensar en situaciones más cálidas. Tanto tu mente como tu cuerpo lo agradecerán.

Prepárate para el viaje: Descanso y buena comida

Por muchas facilidades y servicios que te ofrezca un autobús para viajar en temporada de invierno, es recomendable preparar el cuerpo para un trayecto de muchos kilómetros. En primer lugar procura descansar previamente.

Si has dormido suficientes horas, tu cuerpo estará más activo y tendrá una menor sensibilidad hacia el frío. Además, si antes del viaje en autobús procuras comer de forma apropiada, el viaje te será más cómodo.

En épocas de frío, el cuerpo consume más líquidos, calorías y vitaminas, por lo que es recomendable contar con frutos secos como nueces, frutas que tengan vitamina A y C, así como aperitivos o snacks. Con el estómago lleno y la mente despierta, el viaje te será mucho más agradable y pasarás menos frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *